El 362 reformado: “muy redondo para huevo…”

Artículo 362 original:

Ataques a la paz pública.

Se le impondrá de 5 a 30 años de prisión y suspensión de derechos políticos hasta por 10 años al que mediante la utilización de sustancias tóxicas, por incendio, inundación o violencia extrema realice actos en contra de las personas, las cosas o servicios públicos, que perturben la paz pública,  menoscaben la autoridad del Gobierno del DF o presionen a la autoridad para que tome una determinación

Artículo 362 reformado:

Se les impondrán de 2 a 7 años de prisión y suspensión de derechos políticos hasta por 10 años, a los que mediante la utilización de sustancias tóxicas, por incendio, por inundación o violencia, realicen actos en contra de las personas,  de los bienes públicos o privados o servicios públicos que perturben la paz pública.

La reincidencia se estará a lo que establezca éste Código.

(Gaceta Oficial del Gobierno del DF del 27 de diciembre del 2012)

El cambio más significativo es la disminución de la penalidad; fue lo que permitió a #Los14 obtener el beneficio de la libertad bajo fianza, puesto que la media aritmética entre las penas mínima y máxima es menor a 5 años, dejó de ser un delito grave.

Pero hay otros cambios también significativos: el texto original hacía referencia a acciones realizadas mediante  “violencia extrema”. En el texto reformado desaparece la palabra “extrema”, lo cual es de aplaudirse porque se trataba de una valoración subjetiva. A la juez Mora Brito le pareció que arrojar piedras era un acto de “violencia extrema” (lo cual en mi opinión es de una extrema estupidez), por lo que los detenidos eran probables responsables de ataques a la paz pública.

También desaparecieron las últimas líneas del texto original que proscribían las acciones descritas cuando “menoscaben la autoridad del Gobierno del DF o se presione a una autoridad para que tome una determinación”. Esto también me parece un acierto: lo primero porque quién sabe qué quiera decir eso de que “menoscaben la autoridad del Gobierno”; y lo segundo porque  borra la intención de criminalizar la protesta social al ya no referirse expresamente a acciones que “presionen a las autoridades para que tomen un determinación”.

Los cambios, pues, son acertados. El problema es que el artículo sigue siendo ambiguo e impreciso. Me parece que el gran problema del 362 es que busca tipificar dos delitos distintos y no atina a ninguno:

El primero es el de “terrorismo”. El texto original, con la referencia a la “utilización de sustancias tóxicas, por incendio, inundación o violencia extrema”, y la pena de hasta 30 años de prisión, parece referirse a actos de terrorismo. Pero falla terriblemente la puntería al aplicarse a conductas como las del 1 de diciembre, para las cuales las penas consideradas resultan desproporcionadas.

El segundo es el de “vandalismo”, que corresponde más a las acciones de los grupos que el 1 de diciembre causaron destrozos en inmuebles públicos y establecimientos comerciales, y arrojaron piedras a los policías.

El artículo original era un adefesio, simplemente insostenible y merecía ser derogado. El reformado mejoró un poco, pero sigue siendo un engendro incapaz de tipificar adecuada y claramente las conductas delictivas que se busca perseguir. Como quien dice: “muy redondo para huevo, muy largo p’aguacate”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s