“Impunidad y espectáculo”: el juego de García Luna y Televisa

La Suprema Corte otorgó amparo liso y llano a Florence Cassez quien obtuvo inmediatamente su libertad. Algunas voces claman que con esto se ha olvidado a las víctimas, y se ha otorgado impunidad a una secuestradora. Los Ministros no estudiaron la culpabilidad o inocencia de la ciudadana francesa, sino el proceso que fue turbio por decir lo menos.

Cassez tiene la suerte de ser francesa, tuvo la suerte de que su gobierno atendiera el caso, tuvo la suerte de que su proceso, desde su detención hasta su consignación, estuviera a cargo del jefe de la AFI, Genaro García Luna, y tiene la suerte de que Televisa no tenga la mínima ética en su trabajo periodístico.

La libertad de Cassez quedó predestinada desde el momento en que la policía federal y la empresa televisora decidieron dar un gran espectáculo: el rescate de tres secuestrados y la detención de los secuestradores, en vivo, a la hora estelar de su noticiero. Los presuntos secuestradores habían sido detenidos 24 horas antes. ¿Fue idea de García Luna? ¿Se comunicó con el jefe de Televisa para ofrecer un espectáculo de gran impacto periodístico? El caso es que acordaron hacer el montaje y transmitirlo en vivo. Al mismo tiempo darían realce a una acción heroica de la policía federal (AFI) y de su jefe, y una hazaña periodística de los valientes reporteros y del principal noticiero del país. Eligieron la hora adecuada. Estaban a punto de iniciar el falso operativo con cámaras y micrófonos cuando recibieron la orden de que esperaran unos minutos para que pasaran una nota deportiva. Después llegó el momento: ¡cámara, acción! Los movimientos de la cámara estaban, dizque, cargados de nerviosismo. La nota podrá pasar a la historia del periodismo como “El Gran Engaño”.

Hace tiempo que todos sabemos que el sensacional rescate y detención fue un montaje. Lo reconoció la policía y la televisora. Cassez se declaró inocente y víctima de un montaje que violó sus derechos humanos. Lo primero quién sabe, pero lo segundo quedó demostrado. Si es inocente pagó 7 años de prisión injusta, si culpable, tuvo una pena reducida y le salió muy barato. Pero de una cosa o de otra, Televisa y García Luna son los culpables. La primera por haber transmitido, con toda consciencia, una mentira: una evidente y confesada falta de ética periodística. El segundo, siendo funcionario, cometió delitos que deben perseguirse: abuso de autoridad, acciones contra la administración de justicia, incumplimiento de sus obligaciones públicas: delitos cometidos con toda consciencia. Ambos, Televisa y García Luna, están confesos.

La verdadera impunidad es que Genaro García Luna esté en libertad, y que Televisa no pague, de ninguna manera, su falta de ética. Quienes dejaron en ridículo a la justicia mexicana fueron ellos.

Anuncios

Un pensamiento en ““Impunidad y espectáculo”: el juego de García Luna y Televisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s