México: tragedia en PEMEX, la pesadilla sigue.

La tragedia de las oficinas de PEMEX parece la continuación de la pesadilla. No termina: llegó con  el gobierno de Felipe Calderón que se creyó capaz de dirigir al país con ideas fundamentalistas (que no eran sino la continuación de las de Fox):

Sacó al ejército a las calles a perseguir criminales fantasmales que se escondían entre la gente, y causó muertes innumerables innecesarias, inocentes, y declaró impunes los crímenes anti crimen. Acostumbró al país a contar a sus muertos en lugar de nombrarlos. Como en una guerra: en la que se cuentan las bajas y se lamentan vagamente las muertes inocentes llamándolas “daños colaterales”.  La atmósfera demencial envolvió al mismo Calderón que acabó creyéndose héroe incomprendido, summum de la valentía y el patriotismo.

Entregó concesiones de inmensos territorios a empresas mineras, nacionales y extranjeras,  para sus proyectos devastadores del medio ambiente.

Firmó la desaparición de la empresa Luz y Fuerza que arrojó de un plumazo a 44 mil familias a la pesadilla del desempleo, convertidas en víctimas de la injusticia.

Impuso una forma de procurar justicia que llenó de inocentes cárceles ilegales  bajo la figura del “arraigo”, como en el caso de los 32 presidentes municipales y funcionarios del gobierno de Michoacán, acusados ruidosamente de ser miembros o servidores del crimen organizado, y que salieron meses después libres de culpa. Procuración de justicia fallida y mediática como en el caso insólito de la recreación televisiva de la detención de una banda de secuestradores y la liberación de sus víctimas, con el doble afán de vestir de héroe el jefe policiaco Genaro García Luna, y servir al espectáculo de la todopoderosa Televisa. Procuración de justicia omisa cuando se trataba tocar a gente rica y poderosa: dejó impune, por ejemplo, el crimen de dinero que quitó la vida a los bebés de la Guardería ABC.

Toleró la corrupción; dio carta de impunidad a funcionarios altos, capaces de  construir  un adefesio como  la Estela de Luz por la que se pagó más de mil millones de pesos, como parte de la conmemoración del bicentenario que acabó en fiesta trivial y onerosa.

La política de la pandilla de Calderón generó irritación social, desasosiego y desánimo. Aumentó la pobreza. Profundizó la desigualdad. Llevó al país a presenciar la muerte por hambre en comunidades indígenas,  al mismo tiempo que veía el ascenso imparable de sus millonarios en las listas de los más ricos del mundo.

Su política tuvo efectos tan desastrosos en todos los ámbitos que debilitó notablemente a su partido, el PAN, que no sólo perdió las elecciones presidenciales, llevando a su candidata a un humillante tercer lugar, sino que perdió al 80% de su militancia.

Es la pesadilla de la que México no puede salir. El nuevo gobierno no logra cambiar el ánimo del país. Los muertos siguen contándose. Las comunidades en muchos puntos del país se defienden de proyectos mineros devastadores, o de la criminalidad que el Estado es incapaz de prevenir ni contener.

Y entonces sucede la explosión en PEMEX. Desaparecieron los gestos confiados de los priístas del nuevo gobierno (presidente, secretarios, director general…) ¿Están asustados? ¿Desconcertados? ¿Ignoran de dónde y de quién viene el golpe? Sus rostros desencajados y sus balbuceos pueden también significar lo contrario: qué saben perfectamente de dónde viene, que es una amenaza cumplida, terrible, o una advertencia, terrible. Puede ser que los ciudadanos de la calle no sepamos nunca qué pasó en las oficinas de PEMEX. Quizá nos inventen un cuento chino (con perdón de los chinos), que de todas maneras nadie va a creer.

Tenía razón AMLO en la campaña presidencial cuando decía que lo primero que había que hacer era serenar al país. El gobierno de Peña Nieto es incapaz de hacerlo. La pesadilla sigue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s