La última Criba de Jesús Anaya en Milenio

Durante cinco años, en Milenio diario, Jesús Anaya mantuvo una columna semanal en la que daba a conocer novedades bibliográfica relacionadas con la política, la historia y las ciencias sociales. Hacer una reseña semanal, sin faltar una, durante ese periodo es una verdadera hazaña. Hay pocos espacios en la prensa, muy pocos, para las reseñas. Jesús hacía una gran servicio a quienes nos interesamos en los libros.

La dirección de Milenio decidió terminar con la Criba de Jesús Anaya. Es una pérdida lamentable para la muy pobre “república de los libros”. Con el agracecimiento de un lector de su entrega semanal y con un abrazo para Jesús Anaya, transcribo la última Criba, la que ya no apareció en Milenio. Se trata de la reseña de Casa Chica, el muy interesante libro de Mónica Lavín. (Francisco Pérez Arce Ibarra)

                                                                                    Criba           

                                                          Jesús Anaya Rosique

                  Pasiones secretas

Ocho relatos que la escritora define como “ficciones documentales que proponen situaciones posibles basadas en diversas fuentes… y recrean relaciones pasionales que se dieron en la clandestinidad, en paralelo con la relación ‘oficial’,  o en el imaginario de quienes supusieron ciertos romances entre personajes públicos… un retablo que abarca desde los años 20 hasta los 60”.

Un desfile laberíntico de personajes reales (políticos, actrices y actores, toreros, cantaoras, directores de cine, pintores, fotógrafos, escritores, espías…), ciudades (México, Los Ángeles, Nueva York, París, Acapulco, Cuernavaca), viajes, intrigas, suicidios, exilios… “Una metáfora acerca de la ambigüedad de las relaciones amorosas”, centrada en la tempestuosa vida secreta de mujeres célebres y sus igualmente renombrados amantes:

“El séptimo pasajero”: un periodista deportivo con vocación de escritor policiaco trata de descubrir quién era un misterioso pasajero en el vuelo trágico donde perece  en 1955 Jorge Pasquel, un político y empresario enriquecido durante el sexenio alemanista, al mismo tiempo que desaparece Miroslava Stern, la hermosa actriz checa que se hizo célebre en el cine mexicano de los años 50 y se suicidó por su amor fallido con el torero español Luis Miguel Dominguín.

“La espía de la Plaza Washington”: la actriz alemana Hilda Krueger, que fue amante de Goebbels y de Miguel Alemán cuando era secretario de Gobernación, acusada por los estadunidenses de ser espía nazi en México, amiga de Salvador Novo y finalmente esposa de Nacho de la Torre, otro millonario alemanista.

“El rebozo magenta”: el triángulo amoroso de Frida, mujer de Diego Rivera y amante de Nickolas Muray, fotógrafo húngaro radicado en Nueva York, famoso por sus portadas de Harper’s Bazaar. Frida de regreso de París, amiga de Breton, Picasso y Duchamp.

“El ave de las tempestades”: el  famoso torero regiomontano Lorenzo Garza se encuentra con Pastora, una de las hijas de Maximino Ávila Camacho (el cacique poblano hermano del presidente que sucedió a Cárdenas, que tuvo  catorce hijos con cinco mujeres) con Conchita Martínez, cantaora andaluza que se refugió en México a raíz de la guerra civil española y amor frustrado del torero.

The girl from Mexico”: los amores desafortunados de la suicida actriz mexicana Lupe Vélez, leyenda latina del cine de Hollywood y amante de Gary Cooper,  Arturo de Córdova, esposa de Johnny Weissmuller (“su Tarzán”).

“La vida feroz”: el trágico amor homosexual por uno de sus discípulos del pintor Manuel Rodríguez Lozano, que fue esposo de la exótica Nahui Ollin (hija del incestuoso general huertista Manuel Mondragón).

“La rosa de Vasconcelos”: el amor de Vasconcelos por una salvadoreña en París, que lo dejó por el escritor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo (quien retó a duelo al filósofo mexicano)  y también fue esposa de Antoine de  Saint-Exupéry.

“Las perlas del Indio”: el Indio Fernández rememora al final de su vida todos sus amores (Dolores del Río, María Félix, Olivia de Havilland, Columba Domínguez…) y sus películas.

Mónica Lavín (DF, 1955) ha obtenido diversos reconocimientos en su trayectoria literaria: entre otros, el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 1996 por la novela Ruby Tuesday no ha muerto; el de Narrativa Colima 2001  por Café cortado; el Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2010 por Yo, la peor; el Governor General que otorga el gobierno canadiense. Es profesora investigadora en la Academia de Creación Literaria de la UACM, escribe la columna quincenal “Dorar la píldora” en El Universal  y pertenece al Sistema Nacional de Creadores de Arte.

anaya.jess@gmail.com

Mónica Lavín, La casa chica, Planeta, México 2012, $198, 216 pp. ISBN 978-607-07-1250-0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s