1994, mayo: el debate

Francisco Pérez Arce Ibarra 

A los zapatistas les debemos

 el despertar de conciencia de los mexicanos.

Concepción Calvillo viuda de Nava

 

Abril terminó entre barruntos, malos augurios y, sin embargo, vientos de cambio.

México está en un punto disyuntivo: democracia o endurecimiento. En pleno discurso democratizador, el gobierno importa equipo militar para control de motines civiles. Los tanques aparecen en las primeras planas de los periódicos. Además el presidente crea una súper coordinación de seguridad nacional por encima de la SEDENA, la PGR y Gobernación, y la dirige ni más ni menos que el inefable Arsenio Farell Cubillas, el famoso mano dura de la política laboral durante dos sexenios.

Pero también hay vientos buenos: se concreta el debate entre los tres principales candidatos a la presidencia (finalmente será el día 12). La atmósfera política favorece a la oposición. Aunque las encuestas siguen poniendo al PRI adelante, se dice que sondeos encargados por la presidencia arrojan resultados preocupantes para el gobierno.

La violencia no cesa. Hay un nuevo secuestro (Losada, vicepresidente de Gigante). Un nuevo asesinato (Benítez, jefe policiaco de Tijuana, ni más ni menos que encargado de las primeras investigaciones del crimen de Colosio).

En el plano internacional una nota grandiosa: las elecciones de Sudáfrica y el triunfo de Mandela. Una imagen para no olvidar nunca: Nelson Mandela baila, baila, sonriente, en medio de la euforia de sus seguidores y de una alegría que tiene que ser mundial. Pocos momentos tan brillantes como éste en la historia humana. Madela baila, baila y no para.

 

Día 6

La CEOIC, cuatro meses después de su constitución, no ha obtenido respuesta a sus demandas. Jorge Arturo Luna, uno de sus dirigentes, advierte: “El gobierno está nadando de muertito en aguas turbulentas”.

El obispo Samuel Ruiz y el comisionado Manuel Camacho se reunieron nuevamente en la selva y anunciaron que en unos días obtendrán la respuesta del EZ. “…Se reactivaron las consultas sobre los compromisos para una paz digna, y en unos días tendrá el EZLN las respuestas que hará llegar al comisionado a través del mediador.”

La reunión, dijo el mediador, sirvió para “echarle agua al polvo”. El encuentro se celebró en un claro de la selva, en las afueras de la zona franca de Guadalupe Tepeyac.

 

El debate (día 12)

Esperado con verdadera expectación, paralizó la ciudad. Gran rating en la TV. Fuimos televidentes ciudadanos de todos los colores, y también los incoloros. Interés y curiosidad. No decepcionó, aunque gustó más a los azules que se declararon ganadores.

Zedillo, novato y sin propuesta nueva; Cuauhtémoc, nerviosos y sin recursos de polemista; Diego, buen polemista y además marrullero.

El efecto del debate, medido en sondeos inmediatos, fue de un salto hacia arriba del candidato del PAN, una reducción significativa del PRI, y una reducción más bien leve del PRD. Pero el verdadero derrotado es Cuauhtémoc, porque representaba la oposición real y la alternativa popular, y porque las expectativas en torno a él eran crecientes.

Pero si algo empieza a ser notable en la actitud de Cuauhtémoc es su actividad incansable. El día 15 está en Chiapas, el lunes 16 se reúne con el subcomandante Marcos. El Sub criticó al PRD, pero manifestó su simpatía por Cuauhtémoc. Y le advirtió: “lo van a criticar, ingeniero, por haber venido a hablar con nosotros”. Mientras ellos hablaban, muchachos y muchachas zapatistas bailaban. Era una fiesta. “Estamos hablando desde el primero de enero, estamos festejando la vida”.

Y después también los perredistas bailaron. Cuauhtémoc y Doña Rosario bailaron. No puedo evitar esa otra imagen reciente: Mandela baila; baila y no para.

 

Día 19

Hay un aparente retorno a la calma, pero los días siguen cargados de presagios: no se ha resuelto nada. Antier renunció Diego Valadez como Procurador General de la República (con el nuevo ya son cinco procuradores en el sexenio). La semana pasada renunció Eduardo Valle “El Búho” a su empleo en la procuraduría; estaba encargado de combatir a los narcotraficantes del Cartel del Golfo. Su renuncia era el reconocimiento de su fracaso tras 18 meses de combate, y pone en evidencia el enorme poder e influencia del narcotráfico en altos círculos gubernamentales. Dijo El Búho que vivimos en una “narcodemocracia”.

Los secuestrados siguen secuestrados. Camacho no aparece. La crisis chiapaneca nada más espera.

Está en marcha una campaña de desprestigio contra Cuauhtémoc y el PRD. Este no ayuda mucho mostrando sus pugnas internas cuando tienen por delante 100 días de guerra electoral.

La campaña de Zedillo vuelve al viejo estilo del partido del Estado: la radio y la TV repiten hasta la saciedad los spots zedillistas. ¿Se podría contabilizar ese gasto?

Cárdenas en un auditorio universitario de Ciudad Victoria planteó la tesis de las tres vías: “El cambio que necesita el país se tiene que impulsar en tres vía: la de las libertades políticas, la del crecimiento económico y la de la equidad social”.

En San Luis Potosí se realizó un acto en memoria de Salvador Nava a dos años de su muerte; doña Concepción Calvillo dijo: “a los zapatistas les debemos el despertar de conciencia de los mexicanos”. Cuauhtémoc se refirió a Nava: “Dejó un ejemplo de dignidad, entrega y pasión en la lucha… Si en agosto se quisiera hacer una imposición como la que se intentó en la entidad en 1991, Salvador Nava ya nos enseñó el camino”. Es decir, reitera la movilización civil y no las armas como forma de enfrentar el fraude.

 

Al terminar mayo

Las campañas electorales son el centro. Zedillo fue a Ciudad Universitaria y se armó la bronca. Cosechó repudio, aunque ahora repita (y con él los medios) que fue un éxito. La crónica de La Jornada da cuenta del mal paso. En el auditorio de Contaduría tuvo que escuchar reclamos y salió entre gritos y botellazos. Sus guardias armados golpearon estudiantes.

Al mismo tiempo se desatan conflictos en el interior del PRI en torno a las candidaturas para diputaciones y senadurías. La lista “palomeada” irritó a ciertos grupos que presionan para enmiendas de último momento.

Diego está envalentonado: sigue disfrutando su victoria en el debate. El mitin de Guadalajara fue algo inédito por su magnitud y por el entusiasmo popular en torno al candidato del PAN.

Hay un leve repunte en la campaña de Cuauhtémoc. Sus recientes giras por Michoacán y Guanajuato fueron buenas. Sobre todo la de Guanajuato, por la respuesta inesperada tratándose de una plaza priísta-panista. La nota de La Jornada hace cuentas: 17,000 participantes en los mítines de Cárdenas. Otro punto a su favor es que el PRD cierra filas para concentrar los esfuerzos en la campaña. Lo más intenso está por venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s